casa de cultura·Casa de cultura de Torrelavega·Cine·cine casa de cultura·cine en torrelavega·Cine español·Directores de cine

Cine en Torrelavega, filmoteca de los jueves: Gente en sitios (13 febrero 2013)

Gente_en_sitios-318740366-large

“Gente en sitios”, que se estrena este jueves 13 de febrero en la Casa de cultura, es una rareza genial del cine español: material de exiguo presupuesto pero rebosante de ideas frescas en un contexto de originalidad raras veces visto en el cine de este país.

Esta savia nueva se ha llevado también a la original campaña de promoción y a un boca a boca contundente que ha convertido a la película en candidata al nivel especial de las obras de culto.

En el Fotogramas de este mes de febrero (numero 2044) se ha situado a esta cinta en el segundo puesto de lo mejor del cine español del pasado año en una votación realizada entre 41 críticos.

Es indudable que estamos ante una propuesta muy arriesgada en la que su director, Juan Cabestany,  ha reunido a un selecto grupo de actores entre los que se encuentra lo más granado del cine español todo ello en pos  de la elaboración de una serie de sketch que, en un tono mayoritariamente cómico se centra en temáticas de índole profundo y universal.

Cabestany es la cabeza visible de una nueva corriente denominada post humor y su trabajo se desarrolla en un entorno surrealista que cabecea constantemente en el absurdo (algo profundamente español) y que navega también en una contradictoria faceta  que suma a los valores del film unos tintes cercanos al terror  y a lo grotesco sin abandonar, por supuesto, la intención cómica y el aire de locura asumida que envuelve a todo el metraje.

1387530175531

El elenco artístico ya he comentado que es de campanillas comenzando por la maravillosa Maribel Verdú y figuras como Antonio de la Torre (en continuo alza) Alberto san Juan, la preciosa Adriana Ugarte, Ernesto Alterio, Carlos Areces y un largo etcétera de componentes con los que Cabestany tiene una especial complicidad.

Termino con la trascripción de uno de los segmentos en el que un personaje deambula por la calle con el único cometido de enseñar a andar a los transeúntes que han olvidado algo tan trascendental.

Película española muy recomendable.

casa de cultura·Cine·Daniel Lee Lewis·El origen de los guardianes·lincoln·Spielberg·Tommy Lee Jones·torrelavega

Cine en Torrelavega, domingo 3 de febrero de 2013

Para esta, mi primera entrada con un nuevo nombre de blog, he decidido hacerme eco de los estrenos para este fin de semana en la sala de proyección de la casa de cultura de Torrelavega.

Sobre la producción “El origen de los guardianes” pasaré de soslayo, no sin antes recalcar que se trata de una película presentada por la antaño todopoderosa Dream Works, productora que estuvo en su tiempo capitaneada por el genial director Steven Spielberg para, posteriormente, pasar a manos de la Paramount aunque actualmente se ha desligado de la Major y mantiene un status independiente.

Dream Works, cuyo hito más recordado fuera “Shrek”, nos regala en esta ocasión una fabula de corte onírico en la que los personajes más queridos por los niños de cualquier generación han de involucrarse en una épica batalla contra las sombras del mal que viven obsesionadas por provocar el terror en los más pequeños.

Los responsables del film son (aparte de Guillermo del Toro en la producción ejecutiva) Peter Ramsey, que debuta en la dirección, y William Joyce, autor del libro en el que se apoya el film.

En último lugar os comentaré, a modo de curiosidad, que esta es la primera incursión en Hollywood del prometedor autor español Javier Recio que ha sido el responsable de la delicada función de crear el Story board que, como sabéis, es la piedra de roseta de cualquier producción cinematográfica.

El plato fuerte de la semana nos llega de la mano de Steven Spielberg: “Lincoln”, un biopic que indaga en el entramado humano del 16º presidente de los estados unidos de América.

El rey midas de Hollywood ha prescindido en esta ocasión del deslumbrante paisajismo de “War Horse” para atornillar la cámara a la psiquis de un carismático personaje al que Daniel Day Lewis resucita de un modo tan fiel que aturde y asusta a partes iguales.

Os confieso que no soy un entregado devoto de este interprete británico que, aunque dio una lección interpretativa en la soberbia “En el nombre del padre”, siempre me ha parecido insoportablemente intenso; adjetivo, que en esta ocasión, le viene como anillo al dedo porque la monumentalidad emocional de Abraham Lincoln exige un ejercicio de histrionismo (no se salvó de ello no Henry Fonda en el film de Ford) en el que Lewis se habrá sentido infinitamente a gusto.

Mención aparte merece “Tommy Lee Jones”, un poderoso actor con demoledora presencia física que gracias a su papel como correligionario de Lincoln figura entre los candidatos más claros para alzarse con la estatuilla al mejor actor secundario; de lograrlo sumaria este premio al que ya recibió en 1993 gracias a su papel como inmisericorde agente del FBI en “El fugitivo”.

 

Sobre Spielberg ¿qué puedo decir?: este norteamericano es, quizá, el último de los realizadores de casta al modo y manera de los parámetros del viejo Hollywood; este hombre pertenece a una estirpe en vías de extinción y sus obras han llenado las salas de cine durante casi cuatro décadas, un hito al que muy pocos directores de la historia del cine han tenido acceso.

Admito que mi corazón se queda con el primer Spielberg (de “Tiburón” a “Indiana Jones y la última cruzada”); se trata, supongo, de una cuestión generacional porque por aquellos días mis retinas se alimentaron de inolvidables fotogramas que cimentaron, de forma indeleble, mi pasión por el cine.

Es imposible para mí escoger una sola película de su mágica filmografía: dudaría entre decantarme por los lagrimones que me provocó “ET”, la fascinación por los cielos que me regaló “Encuentros en la tercera fase”, la alegría de vivir que me contagió el visionado de “1941” o los latidos que provocó en mi pecho la inolvidable trilogía de Indiana Jones.

(Digo trilogía con conocimiento de causa, la supuesta cuarta parte es otra cosa, amigos míos)

Más tarde Spielberg rodó otras películas con las que me costó más involucrarme, pero ha seguido intercalando obras maestras como “Salvar al soldado Ryan” o “La lista de Schindler”.

This work is licensed under a Creative Commons Attribution By license.
Bérédice Bejo·casa de cultura·Casa de cultura de Torrelavega·Cine·cine mudo·El último·El viento·estrenos·expresionismo alemán·Jean Dujardin

Cine en Torrelavega, “The artist”: Oscar a la mejor película

Hoy jueves, día 1 de marzo, se estrena en la Casa de cultura de TorrelavegaThe artist”, una valiente propuesta francesa que se nos ofrece en glorioso blanco y negro y bajo los nostálgicos dictados del viejo cine mudo.

Torrelavega siempre ha sido un reducto cultural de alto calado, y amplias miras, (no elitista, como somos los que nacimos en la capi) y por ello no habrá que considerar ciertas reticencias que harían inviable la proyección de una cinta tan peculiar en cualquier otra pequeña ciudad de provincias del estado.

Cabe comenzar afirmando que “The artist” es una monumental obra maestra que está llamada a ocupar un puesto de honor en la historia de este séptimo arte, que tanto amamos; esta película es, además, preciosa de verdad, buen cine, del de antes, con unos intérpretes de gran carisma (Jean Dujardin es guapísimo y Bérénice Bejo, además de bella, es dulce y simpatiquísima) y una cuidada puesta en escena dotada de un original estilismo que liga muy bien con majestuosos movimientos de cámara, de tales hechuras épicas que consiguen que olvidemos a los cinco minutos de metraje que estamos ante un film silente.

Suelo contar a menudo en mi otro blogRey del viento” (os recomiendo una completa cronología de los Oscar que llevo unos meses publicando)) que la Warner no se hubiera liado la manta a la cabeza, a la hora de rodar la primera película sonora “El cantor de jazz”, si no hubiera mediado, de antemano, el excepcional rédito de taquilla que le dieron las diferentes entregas protagonizadas por una de las mayores estrellas de la época: el inolvidable perro Rin-tin-tin.

Si este dinero no hubiese engordado las arcas del estudio, este también se hubiera visto a merced de los devastadores efectos de la gran depresión y el cine mudo hubiera continuado su andadura al menos hasta 1932; este hecho habría propiciado inolvidables títulos que hoy estarían grabados con letras de oro en la memoria colectiva de toda la humanidad.

Es cierto: el cine silente murió justo cuando comenzaba a rozar con la yema de los dedos la perfección absoluta; esto es fácil de constatar en inolvidables películas como “El viento” (1928) de Víctor Sjostrom, cuyos productores afirmaban (en la publicidad) que se trataba del primer film en el que se podría escuchar el sonido del viento; obviamente se trataba de una película muda pero plagada de escenas que hacían entrar en juego estructuras sensoriales que estaban más allá de la simple percepción del individuo; esto no era magia, tan solo hablamos de buen cine.

 

Murnau, el maestro del expresionismo alemán, ya había logrado, en 1924, con “El último” que se entendiera el mensaje sin necesidad de utilizar un solo rotulo (a excepción de una carta final); esto, que fue un gran hito en la época, abrió un camino teórico que empujó a los directores a utilizar el montaje como jamás se había visto en la pantalla pero, la llegada del sonoro, aquietó la cámara (por razones técnicas se abolió casi por completo el travelling) y limitó, hasta la simplicidad, la tarea del montador.

Volviendo a “The artist” os puedo decir que, al salir del cine, os sentiréis rejuvenecidos por la benéfica influencia de este viento de aire fresco que emerge de entre la mediocridad de la gran mayoría de las producciones actuales; gran parte de la gran carga de optimismo que nos regala el film procede de lo vibrante de una historia que se erige en todo un ejercicio de superación personal con el que no es difícil empatizar porque, en el fondo, los vaivenes de la vida nos golpean a todos una, o varias, veces a lo largo de la vida y esta hermosa película no hace sino contribuir a que nuestra alma encuentre un momentáneo equilibrio con nuestras más intimas emociones.

Para finalizar añadiré que “The artist” ha logrado ser la segunda película muda que se alza con la preciada estatuilla a la mejor película (a 81 años de “Alas”, que fue la primera); también ha sido premiado su director Michael Hazanavicious, el actor protagonista: Jean Dujardin (todo un personaje, creedme; además tiene una sonri
sa encantadora) y la envolvente banda sonora de Ludovic Bource.

“The artist” se proyectará hoy jueves 1 de marzo en sesiones de 20.30 y de 22.30 horas.

Id a verla con el corazón abierto, os prometo que la experiencia merece la pena.

This work is licensed under a Creative Commons Attribution Non-commercial No Derivatives license.
Brad Bird·casa de cultura·Cine·Cine norteamericano·El color del dinero·Misión imposible IV: El protocolo fantasma·Risky bussiness·Tom Cruise·torrelavega

Cine en Torrelavega, Misión imposible IV: 23, 24 y 25 de febrero

El próximo viernes 24 de febrero se estrenara en el cine de la casa de cultura de Torrelavega la película “Misión imposible IV: El protocolo fantasma”, protagonizada por Tom Cruise, aprovechando esta circunstancia quiero aprovechar para ofreceros una breve reseña sobre la biografía de este gran interprete norteamericano.

Reconozco que, muy a mi pesar, Tom Cruise no está en los primeros puestos de mis referentes interpretativos, pero no dejo de reconocer que es un actor de una belleza física impresionante a lo que hay que unir una capacidad de trabajo realmente envidiable, y digna de todo respeto.

 

Cruise debutó en el cine con una breve aparición en la prescindible obra del maestro Zeffirelli Amor sin fin”; poco después Francis Ford Coppola se fijaría en él para el reparto de la mítica cinta “Rebeldes”, una pequeña obra maestra que nació gracias al batacazo que se pegó este genio del cine con “Corazonada” (gran película de culto que mereció mejor suerte)

Tras este film, que hizo llorar a toda mi generación, llegaría “Risky bussiness”, con su famosa secuencia de los calzoncillos y, sobre todo, “Top gun”, una película idolatrada por millones de espectadores y que introdujo a su protagonista Maverick en el imaginario colectivo de toda la humanidad.

Cocktail (1988) no era una mala película, pero la crítica se cebo con él, olvidando los parabienes obtenidos por Cruise dos años antes cuando le aguanto el tipo ni más ni menos que al inmortal mito del cine Paul Newman en “El color del dinero” que, a la sazón, le valió al veterano actor para alzarse con el único Oscar de toda su carrera (es para correr a toda la academia a gorrazos)

Ese mismo año, 1988, Cruise se sacudió el polvo del “Razzie” por “Cocktail” gracias a su magnífico trabajo en “Rain man” donde compartió protagonismo con otro gran monstruo del séptimo arte: Dustin Hoffman.

De las tres nominaciones que ha tenido Cruise a lo largo de su carrera la más frustrante se dató en 1990 cuando se quedo a las puertas de la estatuilla con su papel de ex combatiente con silla de ruedas en “Nacido el 4 de julio” probablemente el mejor trabajo de toda su carrera; de hecho figuraba en todas las quinielas como eventual ganador aunque al final fue Daniel Day Lewis que con su trabajo en “Mi pie izquierdoganó el Oscar al mejor actor.

Ya en 1992 se produciría el mítico interrogatorio a Jack Nicholson (Algunos hombres buenos), “Días de trueno”, donde conocería a la bellísima Nicole Kidman (que se convertiría poco después en su esposa) y, sobre todo, “Jerry Maguire” (1996); una extraordinaria película y una convincente interpretación que fue olvidada injustamente por la academia.

Ese mismo año, 1996, se pondría en la piel de Ethan Hunt en la primera película de la franquicia que nos ocupa y de la que se estrena en Torrelavega su cuarta parte a partir del próximo viernes 24.

Misión imposible” contaba a su favor con la presencia tras las cámaras del brillante (pero algo efectista) Brian de palma, todo un especialista en el cine de acción que le dio a la trama un ritmo endiablado, de hecho esta película cuenta en su metraje con un buen ramillete de secuencias antológicas que han pasado por meritos propios a la historia del cine.

Ya en 1999 Kubrick, grande entre los grandes, pero un maniático de proporciones bíblicas, le escogió como víctima para protagonizar (junto a Nicole Kidman) “Eyes wide shout”, un film que gana en brillantez a medida que pasan los años y que fue un digno broche de oro para la inolvidable carrera de este inolvidable director que fallecería pocas semanas después de finalizar esta película.

Por “Magnolia”, un film coral de Paul Thomas Andersson (probablemente una de las mejores películas americanas de los 90), Cruise volvió a ser nominado, pero esta vez como mejor actor secundario; huelga decir que en esta ocasión tampoco lo logró.

Ya en el año 2002 este actor se reencontró con Ethan Hunt en una segunda entrega de la saga “mejor imposible”, esta vez dirigida otro gran especialista del cine de acción: el realizador de culto John Woo que supo estar a la altura del anterior film de palma.

Cruise, que se había enamorado de la película española “Abre los ojos”, del genial Alejandro Amenábar, protagonizo la versión norteamericana del citado film “Vanilla sky, 2001), aunque en esta ocasión con desigual fortuna.

Ya después llegarían “Minority report”, una gran producción de Steven Spielberg que supuso el primer encuentro del actor con este rey midas de Hollywood y “El último samurái”, un empeño personal de Cruise del que quiero destacar su épico final que le da al conjunto del film una gran solidez.

Volvería a trabajar con Spielberg en “La guerra de los mundos”, película que da toda la sensación de haber sido dirigida por este genio del cine a medio gas, y ya en 2006 llegaría la tercera parte de misión imposible, film dirigido por JJ. Abraham responsable también de la reciente “Súper 8” (una película maravillosa) y de la ya mítica serie de televisión “Perdidos”.

Leones y corderos” (único patinazo en la carrera de Robert Redford) le dio ocasión de trabajar con la mejor actriz viva de la historia del cine, Meryl Streep y, poco después, en 2008, afrontó, casi en solitario el reto de interpretar a un gerifalte nazi que planifica un atentado contra el miserable de Adolph Hitler.

Trópic thunder”, donde demostró un inmenso sentido del humor y “Noche y día”, una película bastante entretenida (pero no demasiado bien documentada) son sus últimos trabajos hasta “Misión imposible: protocolo fantasma”, la película que nos ocupa.

La cuarta entrega de esta serie de películas nos presenta un argumento con cierto sabor a “deja vu”, pero esta sensación se compensa gracias a unas escenas de acción impresionantes. Es de agradecer, también, la ausencia de vaivenes en el ritmo del film que renuncia a momentos de vacío y apuesta por una narración trepidante que no deja un segundo ni siquiera para respirar.

La película no defrauda en absoluto y la presencia en la dirección de Brad Bird (fogueado en los Simpson y responsable de los divertidos films “Los increíbles” y “Ratatoulle”) aporta un dosificado y refrescante sentido del humor que, sinceramente, se agradece.

En conclusión: ser trata de una película muy recomendable para ver en familia, con el añadido de que, por una vez, el dinero de la entrada estará bien invertido.

“Misión imposible IV” se estrenará el viernes 24 de febrero en sesiones de 8 PM y 22.30 horas; ya el sábado 25 se proyectará en 3 sesiones: 17.00 horas, 7.45 PM y 10.30 horas.

Por ultimo el horario del domingo 26 será: 17.15 y 20.00 horas.

This work is licensed under a Creative Commons Attribution Non-commercial No Derivatives license.
casa de cultura·Cine·El gato con botas·estrenos·horario de proyecciones·La dama de hierro·Mama mía·Margaret Thatcher·Meryl Streep·Phyllida Lloyd·torrelavega

Cine en la Casa de cultura de Torrelavega, 17 al 21 de febrero.

El viernes 17 de febrero, en sesiones de 20.15 y de 22.30, se estrena en Torrelavega la oscarizable cinta “La dama de hierro”, cuyo principal aliciente es el enésimo reto interpretativo que nos va a regalar la admirable actriz Meryl Streep.

La directora del film, Phyllida Lloyd, ya tuvo el honor de trabajar con esta gran diva de la pantalla en la sorpréndete “Mama mía”, una película entretenida, estimulante y brillante en la que tuvimos ocasión de deleitarnos con una faceta desconocida de Meryl Streep que, junto a Pìerce Brosnan se desenvuelve con sorprendente fluidez en el territorio del cine musical.

Lloyd, que había debutado en la dirección con la adaptación de Gloriana (la opera que compuso Benhamin Britter con motivo de la coronación de Isabel II) se ha propuesto llevar a las pantallas la correosa vida de la ex premier británica Margaret Thatcher y para ello se ha decantado por una narración temporal inversa que está sostenido por el día a día de una mujer de casi 90 años que aun habla con su marido (Denis Thatcher) a pesar de que este ha fallecido hace ya unos años.

He leído en alguna critica que, sobre el final, se introducen ciertos matices melodramáticos que dulcifican un poco el film (esto a mí no me contraría, al contrario me parece excepcional) supongo que no podrán eclipsar muchos de los acontecimientos terribles que ocurrieron durante los once años que duró su mandato.

Hablo por supuesto de feroz liberalismo que intentó imponer a costa, incluso, de los puestos de trabajo de miles de trabajadores de las minas de gales (se reflejó de forma memorable en Billy Elliot) y, sobre todo, de la gran tragedia de las Malvinas por culpa de un anacronismo histórico del que sabemos mucho también es España.

Personalmente pienso que esta película es de obligada visión para todos aquellos que vivimos nuestra juventud en aquella época convulsa (pero hermosa) de los años 80; en cierto modo su visionado puede ayudar también a cerrar alguna herida porque si hay algo verdadero en esta vida es que el tiempo lo macera todo.

Para terminar con la programación cinematográfica de este fin de semana no quiero olvidarme de los más pequeños que tendrán ocasión de asistir a la proyección de “El gato con botas” (Chris Miller), un Spin Off de la franquicia “SHREK” que, a bien seguro hará las delicias de nuestros locos bajitos.

El horario de proyecciones queda del modo que sigue a continuación:

“La dama de hierro”

Viernes 17: 20.15 y 22.30

Sábado 18: 20.15 y 22.30

Domingo 19: 20.00 horas

Lunes 20: 20.00 horas

Martes 21: 20.00 horas.

“El gato con botas”

Sábado 18: 16.15 y 18.15

Domingo 19: 16.00 y 18.00 horas

Lunes 20: 16.15 y 18.15 horas

Martes 21: 16.15 y 18.15 horas.

Pronto nos veremos de nuevo, vecinos.

This work is licensed under a Creative Commons Attribution Non-commercial No Derivatives license.