Arte·ARTE CONCEPTUAL·Fotografía·Fotografía conceptual·poesía·poesía visual

Como un viento enamorado

Me dueles amor mío, me dueles tranquilo,
Remiendos de lava, labios vacíos,
Dueles en el alma junto al cubículo al que jamás podré llegar.

De herido derribo cimientos y derivas,
Malgastando fortunas en suspiros y lágrimas
Y todo despacito, hastío, cansancio,
Demoledora ausencia en horas perdidas
Que, de aburridas, parecen que transcurren plácidas.

De puro faltarme no llego ni a hartarme,
Si me vas a doler, termina, hazlo deprisa,
O envía el dulce rastro de tu melancolía.

Envuélveme en las suaves espinas de tu alegría,
Derriba la mía si quieres, pero no esperes, devora mis sentimientos
Altera mi ánimo, haz lo que quieras,
Mata mis sueños, pero no dudes,
Envíame un beso que, de dulce, queme mis anhelos.

Si, de saber, sabrías lo que en mi mente anida
Aterrada comprobarías que, donde antes había corazón,
Ahora solo brillan espinas, ¡pero, qué bellas espinas!
Que impiden que al final veas mi herida
Donde unos días antes solo había delicias.

Conoces el medio, tienes el método, el antídoto,
Pero lo dosificas y me señalas horizontes lejanos o absurdos
Pero jamás me dices,- te amo-.

Y de paso la vida, entre contenta y divertida,
Se frota las manos como diciendo:
-Otro que dejará de soñar-.

Pero más fuerte que la vida es el deseo,
Y más grande que el deseo el dolor,
Y fruto del dolor nace un amor, en forma de viento,
Que altera y conmueve mi pálida flor.

Hoy acato de nuevo el duelo, enfrento el camino y alzo la vista,
Nubes, sol y frescura de rodillas,
Brisa que altera el tacto suave de los besos que ya no me envías.

Ansiosa transcurre la micromilésima de segundo
En la que me alejo de ti,
Y entonces me detengo y suspiro,
Porque, de incoherente, mi carne se abre
Y de nuevo, como en un ruego,
Me acercaré, me entregaré y me enamoraré de ti
Aunque, de silencio, me falte me falte el amarre de los besos que jamás te di.

Arte·arte urbano·calle consolación·calles de Torrelavega·cantabria·dibujos digitales·Fotografía·lluvia·poesía·prosa poética·torrelavega

Lluvia en la calle Consolación de Torrelavega, poema

Esperanza en los bolsillos y un murmullo aun dormido; el callejero no miente, sabe bien de sinsabores y de dorada lluvia furtiva.; aquella que ni hiere, ni da frío.
Sus baldosas aun le lloran a las estrellas los pasos de los que se han ido.

Arte·arte urbano·calles de Torrelavega·cantabria·dibujos digitales·Fotografía·poesía·prosa poética·torrelavega

Preciosa fachada en Julián Ceballos

Plaza mayor, aroma de flores y murmullos del corazón; latido entrecortado y epicentro de la cántabra flor que mima con dulzura a la más querida de sus hijas: patito feo, villa grisácea de calles temblorosas; quizá no tan bella, -es menos vistosa-, pero está inundada de una luz ansiosa y de mil esquinas de color.
Y todas lo son del corazón; corazón de nuestra tierra, aliento febril y aroma de ilusión.